Alumnas y alumnos del Episcopal visitan nuestras instalaciones

El pasado lunes 11 de febrero, en el marco del programa de acercamiento de la juventud al mundo rural, impulsado conjuntamente por Unió de Pagesos, el GAP SCCL y la Diputación de Lleida, un grupo de alumnas/nos del Colegio Episcopal de Lleida participaron en una nueva visita de este interesante y necesario programa.

Siguiendo el esquema de otras visitas; para empezar, todos y todas las participantes se adentraron en el territorio “GarriguenC”, en el término municipal de Els Omellons, para visitar la finca Ecomiquelò, dedicada, entre otros aspectos, a la producción ecológica de cerdos. En este espacio, Eduard Cau, propietario de la finca y presidente del GAP les explicó las características y particularidades de esta granja; además, descubrieron diferentes cuestiones vinculadas con la actividad rural en las Garrigues y de algunos de los elementos que conforman el paisaje de las Garrigues vinculados con la agricultura como las construcciones de piedra seca.

Poco después, todo el grupo se desplazó hasta la planta de tratamiento de deyecciones ganaderas TRACJUSA, en Juneda, donde recibieron información detallada al respecto de cómo el GAP SCCL realiza la gestión de los excedentes de purines de las granjas de sus socios. Los alumnos también tuvieron la oportunidad de visitar toda la planta y conocer de primera mano todo el proceso de transformación del purín en abono orgánico y el importante papel que juegan las plantas para una correcta gestión de los purines, la sostenibilidad del territorio .

Para cerrar la jornada, todo el grupo visitó el obrador Masía Tero en las Borges Blanques donde Teofil Camin, propietario de la empresa y miembro de la junta del GAP, les explicó diferentes aspectos de interés vinculados con el proceso de de elaboración y transformación de la carne de cerdo en alimentos para el consumo humano. Asimismo, conocieron el nombre, usos y características organolépticas de las diferentes partes del cerdo o como el sabor de su carne puede variar de forma sustancial en función de la alimentación que haya recibido el animal en el transcurso de la su vida. Por último, todas y todos las participantes en este nuevo encuentro se desplazaron hasta las instalaciones de La Manreana para disfrutar de una comida de hermandad donde el cerdo tuvo especial protagonismo.

 

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *