La Nueva Tracjusa, un proyecto sostenible y de futuro para el tratamiento de los purines generados en las granjas del GAP SCCL

Las oficinas del Gestión Agroganadera de Ponent han acogido hoy un encuentro con los medios de comunicación con motivo de la reapertura de la planta TRACJUSA, tras 5 sin entrar purines, y la presentación del proyecto de la Nueva Tracjusa, a raíz de la resolución del OGAU, que avala la viabilidad medioambiental del proyecto. Para Eduard Cau, presidente del GAP, la puesta en marcha del proyecto es clave para garantizar el tratamiento de los purines de una manera mucho más eficaz y sostenible, tanto a nivel medioambiental como económico, que con el actual sistema.

Tras varios meses de puesta a punto de la instalación y una inversión superior al millón de euros, la planta de secado de purines Tracjusa vuelve a secar purines, aunque hasta mediados del mes de julio no lo hará a pleno rendimiento; es decir, tratando unos 300 m3 diarios, algo más de 90.000 m3 anuales.

Actualmente, las plantas utilizan como principal combustible el gas natural para la generación del calor necesario para el proceso de secado de los purines; produciendo al mismo tiempo energía eléctrica mediante un sistema de cogeneración por el que se reciben las primas del Estado, sin las cuales no serían viables estas plantas. Las dos plantas de tratamiento de purines de Juneda, tanto Tracjusa como VAG, son propiedad única del GAP SCCL.

Históricamente en cuanto a la viabilidad económica, estas instalaciones siempre han tenido una cierta incertidumbre, por la necesidad de disponer de una ayuda económica a la producción. En el año 2014 el cambio regulatorio, con el recorte de las ayudas, representó el cierre del total de las instalaciones del Estado. Aunque la legislación actual les permite trabajar, esta situación limita de manera sustancial la capacidad inversora y de mejora de las plantas; este hecho y la necesidad de adecuar la gestión de estiércoles y purines a la realidad social actual, fue el motivo por el cual  los responsables del GAP iniciaron, hace más de cuatro años, la búsqueda de alternativas viables y sostenibles para mejorar el actual modelo de secado de purines con gas natural, materializadas en el proyecto de la Nueva Tracjusa.

En este sentido, Eduard Cau, presidente del GAP SCCL; explicó que tras valorar diferentes opciones y visitar diversas instalaciones, se optó por el proyecto de la Nueva Tracjusa como el más adecuado para las necesidades de los socios del GAP y las características del territorio. Cabe recordar que a principios de este mes de junio este proyecto -que consiste, básicamente, en la sustitución de la fuente de calor de la planta, ahora con gas natural, por un gas de síntesis obtenido a partir de la gasificación de Combustibles Derivados de Residuos Sólidos Urbanos (CDR), una vez higienizados y estabilizados- recibió, aunque de manera provisional, la resolución favorable de la autorización ambiental. «El actual sistema de funcionamiento de Tracjusa, que como mucho tiene una vida útil hasta 2026, aunque es válido y cumple con su función, no nos permite realizar inversiones a largo plazo. El marco legal es muy inestable; por eso hay que desarrollar alternativas como la Nueva Tracjusa, que nos dará mucha más autonomía e independencia económica para mejorar de una manera exponencial los sistemas de tratamiento de las deyecciones ganaderas, no sólo para convertirlas en abonos orgánicos de calidad, también para implementar otras mejoras como tratar los purines de forma que al aplicarlos a los campos de cultivo no huelan. Sin duda, el proyecto de Nueva Tracjusa mejora en todos los aspectos a la actual «.

Por otra parte, el presidente del GAP SCCL destacó que la Nueva Tracjusa presenta, respecto al actual modelo, grandes ventajas especialmente en cuanto al impacto medioambiental, tal y como quedó patente en el Estudio que realizó el doctor Ramon Folch. Además, gracias a la utilización de los RSU como combustible para la generación de calor para secar los purines, evitaremos, tal y como lo determina la normativa de la Unión Europea, que miles de toneladas de estos residuos acaben en los vertederos, realizando así una significativa tarea de revalorización de un producto que acabaría bajo tierra generando problemas de futuro «. En primera instancia, la previsión es que la procedencia de los RSU llegue de la planta de Montoliu. «La Nueva Tracjusa nos permitirá un mejor aprovechamiento energético y una mayor independencia económica. Un hecho determinante, ya que los ingresos generados por la planta se podrán reinvertir en la mejora de los procesos del tratamiento de los purines y en otros proyectos de carácter social, cultural, deportivo, etc. vinculados directamente con el territorio «.

Tal y como lo decidieron el pasado 26 de junio los socios del GAP SCCL en el transcurso de su primera Asamblea General Ordinaria, se continuará con la tramitación del proyecto de la Nueva Tracjusa, a la espera de recibir la propuesta definitiva de autorización ambiental.

La ejecución del proyecto requiere de una inversión aproximada de 7 millones de euros, de los cuales 3 irían destinados al sistema de limpieza de los humos generados de la combustión de los Residuos Sólidos Urbanos «Para nosotros es básico que este proyecto sea totalmente respetuoso con las personas y el medio ambiente. Todos los estudios y resoluciones así lo avalan. Cabe decir que la planta no la gestionará ninguna multinacional o una empresa sin raíces en el territorio. El GAP será el responsable directo de su gestión; nuestra cooperativa está formada por personas, por familias, trabajadores que vivimos en el territorio, como nuestros vecinos, amigos … De ninguna manera queremos hipotecar el futuro de nadie. El proyecto de la Nueva Tracjusa nos garantiza eso; incluso, es un proyecto mucho más seguro y con menor impacto ambiental que el actual «, manifestó Jordi Armengol, miembro de la junta directiva del GAP y presidente de Tracjusa.

En el transcurso de este encuentro con los medios de comunicación, Eduard Cau, ha destacado el compromiso de esta cooperativa con las personas y el territorio, destacando que actualmente se está colaborando de una manera directa con un gran número de entidades sociales, culturales, deportivas, asociaciones, etc. de las Garrigues. Asimismo, ha avanzado la voluntad del GAP SCCL de crear próximamente una fundación que tendrá como principal objetivo dar apoyo económico a proyectos de economía real de las Garrigues que generen recursos, trabajo y ayuden a fijar la población en la comarca.

 

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *